Cómo funcionan las ciudades más inteligentes del mundo

A medida que la tecnología avanza, los hogares alrededor del mundo se hacen cada día más “inteligentes” en donde todo está interconectado, como por ejemplo, tu teléfono está conectado con tu televisor inteligente, y tu cerrajero en Hospitalet te instaló la última tecnología en cerraduras inteligentes y ahora puedes abrirla desde tu teléfono o a través de equipos como Alexa o Google Home, y por supuesto, no es difícil de pensar que las ciudades también deben adaptarse a esta nueva tecnología y volverse inteligentes.

Es por eso que pensadores y tomadores de decisiones líderes debaten los desafíos y oportunidades que enfrentan las ciudades, el transporte y la infraestructura, hoy y mañana.

Existe una necesidad urgente de diseñar ciudades de manera sostenible e inclusiva. El término «ciudad inteligente» a menudo se equipara con ciudades en red o interconectadas al internet. La estrategia tiene como objetivo vincular las innovaciones técnicas y sociales y crear ciudades más verdes y eficientes.

Y ya existen algunas ciudades “inteligentes” que están trabajando en ello y están probando nuevas formas de mejorar la vida de sus habitantes, como Bhubaneswar (India), Medellín (Colombia) y Kyoto (Japón).

En qué se basan estos proyectos

Se basan en un visión para las ciudades inteligentes, donde se propone una agenda de acción que establece cómo los diferentes participantes pueden trabajar juntos y animarse a sí mismos y a otros para aprovechar las oportunidades que se ofrecen.

Los pasos para convertirse en una ciudad inteligente implicarán inevitablemente una combinación de tecnologías y tienen como propósito fundamental brindar una mejor calidad de vida para todos, y algunos de esos pasos son los siguientes:

  • Desarrollar una estrategia holística: El éxito de una ciudad inteligente es una visión compartida y una estrategia de crecimiento integral, incorporando a las múltiples partes interesadas y organizaciones de los sectores público, privado y de terceros, y debe estar respaldado por una gobernanza sólida y clara.
  • Abordar los desafíos sociales: con la finalidad de proporcionar un alto grado de habitabilidad. Eso cubre oportunidades de empleo, salud, vivienda, ocio, educación, movilidad, conectividad y más. Además tomando en cuenta la sostenibilidad ambiental, social y económica.
  • Inclusión social: la exclusión social y la desigualdad se encuentran entre los problemas más importantes que enfrentan las ciudades. El futuro inteligente debe abordar problemas como la reducción de la desigualdad, el acceso a empleo, transporte, conectividad digital y calidad de vida en general.
  • Innovación digital: los avances en tecnología abren oportunidades para abordar los desafíos sociales y ambientales. Para capitalizarlos, las ciudades inteligentes adoptarán activamente la innovación, lo que les exigirá trabajar en nuevas estructuras y modelos de negocio.
  • Desarrollar una marca icónica: todo lugar exitoso debe tener una oferta distintiva para los residentes, las empresas y los inversores, y una visión creíble de por qué es único. Este podría ser un activo clave, como una institución educativa o un grupo industrial. Cuando esto funciona bien, una ciudad atrae, capacita y retiene talento de clase mundial, además de nutrir el talento de sus propios residentes, fomentando así la aspiración.

Lo importante de las ciudades inteligentes es que están trabajando en mejorar la calidad de vida de sus habitantes, haciéndolas más seguras, más agradables y mejores lugares donde vivir.

error: Content is protected !!